Purifique su espacio de energías negativas

Remedios caseros que le ayudarán a conciliar el sueño
5 enero, 2018
¿Por qué dormir bien ayuda a tener un buen día?
22 febrero, 2018
Ver todo

Purifique su espacio de energías negativas

En términos de la física cuántica, las paredes, los muebles y los objetos son masas vibrantes de energía pura la cual tiene diferentes frecuencias. Desde la antigüedad, se manejaba la idea de que los lugares tienen memoria. Acontecimientos, eventos, e incluso el tipo de persona que visita un espacio puede programar el tipo de frecuencia vibratoria del mismo. Es por ello que a veces percibimos una habitación como “cargada”, lo cual nos provoca rechazo o ansiedad; o al contrario, visitando a alguien sentimos que “no quisiéramos irnos”, debido a lo bien que nos sentimos en ese lugar.

Hay espacios donde la energía se acumula y permanece con mayor fuerza. Generalmente aquellos donde hay una pobre ventilación, o iluminación. Quien se vea obligado a permanecer en ellos durante mucho tiempo, estará expuesto a una contaminación energética superior a la media. Por lo tanto, es posible que necesite practicar la higiene energética con mayor diligencia y regularidad.

 

Hay otro tipo de lugares donde resulta muy fácil cambiar la frecuencia de la energía, en éstos con técnicas muy sencillas, es posible mantener la armonía vibratoria. A continuación presentamos varios métodos que tienen como fin restaurar el equilibrio energético del entorno, para que usted pueda disfrutar plenamente de ellos.

 

  1. Quemar incienso. El sándalo es el incienso de limpieza más común. Prefiera en lo posible inciensos orgánicos a los de carbón, ya que contienen prana verde de alta calidad.

 

  1. Cante el mantra “OM” o “Amén” durante 20 minutos.

 

  1. Abra todas las ventanas y cortinas para dejar entrar el aire fresco y la luz del sol. Una hora o dos al día deben ser suficiente para una contaminación residual moderada.

 

  1. Rocíe el área con agua salada. Mezcle algunas cucharadas de sal marina con una taza de agua en un rociador y agite para disolver.

 

  1. Toque campanas, cuencos tibetanos o armonizadores. Si no tiene ninguno de estos instrumentos ancestrales, simplemente aplauda. Un aplauso fuerte puede, a través de la intención, dispersar la energía sucia de una habitación. Entre 10 o 30 aplausos suelen ser suficientes. Un aplauso por segundo es un buen ritmo.

 

  1. En casos que requiera de cierta discreción al efectuar la limpieza, como en una oficina o habitación de hospital; puede proyectar la llama Violeta en la habitación o área. Visualice como ésta va limpiando y transmutando cualquier energía que no pertenezca a ese espacio. Luego invoque y visualice al rayo dorado y observe cómo penetra en absolutamente todos resquicios del lugar en cuestión.

 

Finalice cada limpieza agradeciendo a aquel ser que le transciende por la limpieza efectuada y pida su protección para las personas o seres que comparten ese espacio.

 

 

Fuente: www.kienyke.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *