La iluminación y su función en el descanso

Olores anti estrés: Aromas que relajan
22 febrero, 2018
El descanso y el sueño
22 febrero, 2018
Ver todo

La iluminación y su función en el descanso

La iluminación para crear un ambiente acogedor para nuestro dormitorio es algo necesario para conciliar el sueño. Necesitamos estar cómodos en nuestro habitáculo, conseguir un ambiente seguro: muebles sencillos, temperatura adecuada, colores cálidos y relajantes,un equipo de descanso adecuado (que garantice los tres factores indispensables en el descanso, Confort, Firmeza y Temperatura Óptima y por supuesto una correcta iluminación, y no sólo por cuestiones de estética y funcionalidad, sino porque la luz de nuestro dormitorio, es determinante a la hora de dormir. La razón es por un entramado de conexiones neurobiológicas, que hacen necesario un descenso progresivo de la iluminación hasta llegar a la oscuridad total para que los individuos de la especie humana descansen.

La responsable de esta condición necesaria (aunque no suficiente), es la glándula pineal y más concretamente la secreción por parte de ésta de la hormona melatonina, que hace que nuestro organismo entre en un estado de relajación y rápidamente sobreviene el sueño. La melatonina, en humanos, está a bajos niveles durante las horas de luz; cuando la intensidad de la misma disminuye, la retina envía impulsos eléctricos que la glándula pineal transforma en señal hormonal, quiere decir que ha llegado la noche y que es la hora de producir melatonina en cantidades ingentes, entonces este proceso y otros complementarios harán que conciliemos un profundo y placentero sueño.

Sabiendo todo esto, huelga dar demasiadas explicaciones sobre como tiene que ser la iluminación de nuestro dormitorio. Sería conveniente disponer varios puntos de luz, de intensidad variable e ir cambiando según la actividad que estemos realizando y según vaya acercándose el momento de dormir, o bien halógenos para regular de más a menos la iluminación de la habitación, para llegar a la oscuridad total a la hora del sueño. Por último haremos un apunte sobre la pertinencia de actividades tan frecuentes como desaconsejadas, a la hora de ir a dormir: ver la televisión y el uso de aparatos tecnológicos en la cama. Ambos hábitos sobreestimulan nuestro cerebro con luz artificial y destellos y hacen que baje considerablemente la producción de melatonina dificultando así la conciliación del sueño.

Fuente: http://salud.ideal.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *